De pesar 150 kg a correr una Maratón

Emanuel Cousse tiene 25 años, es oriundo de la ciudad de Baradero, pero vive en Vicente López. Hace siete años pesaba 150 kg y hasta el día de hoy bajó 70 kg y llegó a correr una Maratón -42 km-, realizar 21 k en menos de 1.30 hs y 10 k en 40 minutos.

  • ¿Hace cuánto corres y cómo fue que empezaste?

A los 18 años arranqué el cambio y más o menos tardé un año o un año y medio. En el cual bajé de peso y poco a poco, a los 19 años, empecé a correr: obviamente era una tortura. Si bien ya había bajado un poco, estaba pesando 120 o 130 kg, caminaba y corría, pero me costaba horrores, era correr dos cuadras y agitarme mucho.

  • ¿Cuál fue el momento en el que decidiste cambiar la vida sedentaria que llevabas?

El “click” no fue un hecho en particular. Fue una seguidilla de lo que me paso desde los 12 o 13 años hasta los 18 en el cual sufrí mucha discriminación; no poder hacer una vida norma; no conseguir ropa o que la gente pase y te mire como si no fueras una persona. Todas esas cosas te marcan, te liquidan por dentro, se te van juntando en la cabeza, empezás a refugiarte y a sentirte mal. No fue de un día para el otro. Fui sumando un montón de cosas y cuando cumplí los 18 dije “basta”, porque me dejé estar un montón: me agitaba estando quieto. Tome la decisión, si bien me deje estar, esa decisión fue fuerte porque dije “hasta que no me vea bien no voy a parar”.

  • ¿Cuánto duró y cómo fue el proceso de bajar de peso? ¿Dejaste de intentarlo alguna vez?

Para estar más o menos en mi peso, que es 80 aproximadamente, me llevó unos tres años el proceso. No fue rápido, fue pausado, tratando de que sea lo más sano posible. Hoy hace unos ocho años que llevo este estilo de vida y hace cuatro que me vengo manteniendo en el peso.

Quise abandonar varias veces. Fue un proceso muy largo, en más de una ocasión se me ha ocurrido abandonar y decir basta; pero por suerte fueron momentos que duraron poco tiempo, horas o días, no más de una semana. Obviamente que esos momentos están, no hay que negarlo. Podes relajarte un poco: si un día no tenés ganas, no pasa nada, pero la clave está en retomarlo y mi motivación era verme bien. Podía abandonar uno, dos o tres días o una semana en tal proceso y no quería ver a nadie. Pero me sacaba de la cama la motivación de verme bien y el objetivo que tenía en la cabeza que era llegar y llegar.

  • ¿Cuándo arrancaste estabas asesorado por un profesor y una nutricionista o simplemente empezaste solo?

Cuando pesaba 150 no, ni siquiera fui a un médico, a un nutricionista, a un profesor, a nada. Bajé entre 20 y 30 kg por mi parte, y ahí fue cuando fui a un nutricionista porque estaba con problemas de autoestima. Cuando empecé a bajar de peso me di cuenta hasta donde había llegado. Nunca pensé que habían sido 150 kilos, entonces fue todo un trabajo y la mitad del proceso fue muy dura.

  • ¿Cuál era tu motivación de ese momento y cuál es ahora?

Mi motivación en ese momento era verme bien, bajar todo ese peso, eso era lo que me movía. Hoy cambiaron totalmente, en todo el proceso fue cambiando. Hoy es seguir viéndome bien, no es como una enfermedad que decís llegue al alta y listo. En esto me puede pasar algo y lo puedo volver a tapar con la comida. Entonces el estilo de vida lo tengo que mantener. Mi motivación es que ese estilo de vida esté vigente todos los días, es mejorar en correr en los tiempos que vengo haciéndolo hace rato y, además, la motivación de que el mensaje que estoy dando le llegue a un montón de personas que por suerte de a poco está llegando. Mi historia está empezando a sonar y mi idea es demostrarles que se puede y mostrarles más o menos como es el camino.

  • ¿Cómo fue tu progreso en el running en cuanto a la cantidad de km y a los tiempos en los que corrías?

El proceso fue de a poco, cuando arranque a correr era todo nuevo. Me hacía y me sentía bien. Llegaba a mi casa y estaba súper cansado, pero me sentía tan bien que al otro día corría un poco más, un poco más y un poco más. Lo que es mi proceso en general siempre es avanzar hacia adelante, entonces cuando avanzás aprendes algo y lo empezás a perfeccionar.  Arranqué corriendo sin saber nada y sin un plan, sin nada y hoy me termino encontrando con tiempos, con rutinas, con entrenamientos, con profesores y mirando a los atletas. Yo digo siempre que soy un corredor amateur, no me considero un atleta, pero aprendo de ellos, y el proceso fue como bajar de peso básicamente. Hoy si miro para atrás es increíble todo lo que conseguí y los tiempos que estoy manejando. El año pasado era 1.30 en los 21 k y sub 40 en los 10k. Obviamente que con mucho trabajo y perseverancia, pero para mí eso fue una locura porque de pesar 150 kg, estar en la cama tirado y costándome respirar a correr a esos tiempos: para mi esos sub 40 fue sin dudas el logro más grande y que este año estoy por bajar esa marca.

  • ¿Fuiste consciente en su momento de lo que estabas logrando o simplemente corrías?

No, no soy consciente. Me tengo que poner muy en frio y acordarme de todas las cosas porque no, no lo soy. Lo soy a veces cuando, como por ejemplo, ahora estoy conociendo personas que quedan impactadas con mi historia y me dicen cosas terribles. Ahí soy un poco consciente de lo que fue mi historia, sino lo tomo normal. Me cuesta acordarme como era antes un día a día. La verdad que son dos extremos.

  • ¿Qué aprendizaje o qué es lo bueno que rescatas del gran cambio que tuviste en tu vida?

Son un montón. Aprendí en este proceso lo que es la vida básicamente. Uno puntual sería la fuerza de voluntad, que con eso podés conseguir grandes cosas, después a tomar la decisión y saber que en el proceso no es todo lindo. En el camino te encontrás con un montón de cosas y los errores te hacen aprender mucho. Todas las veces o el tiempo que la pase muy mal estando obeso me enseño un montón, te hace ver quien está a tu lado, quien no, quien te ayuda, y quien te discrimina. Son muchas cosas.

  • ¿Qué le dirías a alguien que está viviendo una situación similar a la que vos viviste?

Le mostraría mi foto, que me conozca antes y que me conozca ahora. Demostrarle que se puede. Decirle que se puede, que es un proceso, que con fuerza de voluntad podés conseguir grandes cosas y después saber que en el proceso no es todo lindo. Y que nada es de un día para otro, pero tomando la decisión, con ganas, con voluntad, con esfuerzo, toda situación se puede remedir.

  • ¿Qué significa el running para vos?

Para mí el running es todo. Mi frase es “Correr me salvó”. Me ayudó a bajar de peso ya que si yo no hubiese arrancado hoy estaría postrado. Me alivia la cabeza. Me ayuda a mantenerme en mi peso, pero lo tomo más que nada del lado espiritual, por decirlo de alguna manera, de un lado que te relaja. Lo que encontré en correr no lo encontré en ningún otro lado y sinceramente es lo que quiero hacer toda mi vida. El fondo es lo que más me gusta: es una terapia. Si tenías algún problema o algo, a medida que vas corriendo lo vas viendo de una manera diferente. Correr para mí es todo: me dio ganas de querer vivir y hoy me las renueva a diario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s